¿Alguna vez has pensado instalar claraboyas de cristal en tu cocina?

Este tipo de instalaciones tiene muchas ventajas a medio y largo plazo. No cabe duda que la más notable es la entrada de luz en la cocina, ya que con el color de la cúpula que se encuentra en el exterior, se llega a transmitir un 80% de la luz solar.

El zócalo que está en el interior también juega un papel muy importante. Al tener tonos blancos potencia la reflexión y transmisión de la luz mejorando la iluminación general.

Con el metacrilato se consigue una protección contra rayos UV y se mejora el aislamiento térmico y acústico en el recinto.

claraboya en cocina

Otra gran ventaja a destacar es la reducción del consumo de luz. La claraboya reduce el consumo eléctrico de la luz artificial durante determinadas horas. Se ha comprobado que la media de luz solar en el día son 12 horas, por lo que el ahorro sería considerable.

Si la factura media en un hogar español son 60 € al mes, el ahorro podría llegar a 18 o 20€. Esto extrapolado al año serían 240€, un ahorro considerable para tener en cuenta.

Al instalar claraboyas en la cocina hay que realizar un buen mantenimiento de la instalación. En verano suelen recalentarse y en invierno se enfrían, aunque durante los primeros 10 años permanecen en buen estado.

cocinas iluminadas

Si te gustan las buenas vistas, una claraboya te permite ver el cielo desde el interior de tu cocina o cualquier área de tu casa donde las tengas instalada. Además, la entrada de luz puede mejorar tu estado anímico y aumentar el color en todos los elementos que tengas en ese lugar.

Quizás te interese:   La magia de las barandillas de cristal en tus escaleras

Gracias a las claraboyas puedes tener una entrada de aire fresco y aunque tengas un extractor en la cocina, puede ayudarte a expulsar ese aire caliente que se crea en el recinto. En verano son un excelente medio para expulsar el aire caliente.

Si el clima es muy cálido es necesario estudiar las diferentes opciones de lucernarios y claraboyas según el sistema de apertura. Cuando entra mucho calor puede crearse un efecto invernadero recalentando el recinto.

Hay personas que instalan una claraboya inicialmente en la cocina, pero terminan instalando más en otras habitaciones donde quieren tener un poco más de luz o directamente sustituir todo lo posible la luz artificial, al fin y al cabo, es como una ventana en el techo.

lucernarios en cocina

A pesar de todas las ventajas que ofrecen estas instalaciones situadas en el techo, hay que tener en cuenta, que una apertura afecta a la envolvente térmica de una casa. Por eso hay que saber elegir el tipo de apertura, acristalamiento, marco y otras características.

Especialmente los marcos tienen que tener buenas características aislantes para evitar fugas de calor y frío.

El lucernario se puede usar en un patio cubierto para la iluminación, además de tener una perfecta vista con el exterior.

En el mercado existen otras opciones similares a las claraboyas. Se les llama Lightway o lumiductos y captan luz solar en el tubo para entregarla al interior del hogar a través de un difusor.

Desde Cristalería Cidacos ofrecemos soluciones de claraboyas. Podemos asesorarte sobre la eficiencia energética, tipos de claraboyas y lucernarios más usados, si son adecuados para tu vivienda, y otros factores a tener en cuenta.

Quizás te interese:   Las mejores ideas con vidrio para tu casa